2.2.14

EL BORDADO ORIGINAL DE CARRIÓN

Verbo (bordado original), reciente poemario del poeta ecuatoriano Ernesto Carrión.

Por Marcelo Báez Meza

Verbo (bordado original), recientemente publicado por Cascahuesos Editores de Perú y Rastro de la Iguana de Ecuador, es la reconfirmación de Ernesto Carrión como una de la voces poéticas referenciales en la lírica hispanoamericana.

Organizar toda la saga del poeta guayaquileño es una tarea compleja. Una pléyade de títulos son organizados bajo diversos rótulos. Hay un orden. Hay una intención de polígrafo de incluir cada título en un todo cohesivo.

Para entender mejor todo esto hay que coger con pinzas a 18 Scorpii, volumen final de la trilogía «» (símbolo matemático de vacío) que es el título globalizador de la ambiciosa saga de Carrión, conjunto que una vez concluido implicará que el poeta deje de escribir lírica (así lo ha declarado en algunas entrevistas). Este 18 Scorpii contiene al libro Verbo (bordado original) que en la secuencia de la saga «» viene después de Novela de Dios, recientemente publicado por La Caída Editorial de Argentina, poemario presentado en Montevideo, Quito y Guayaquil. Es importante esta referencia para facilitar el ingreso al lector, ya que aunque cada libro del volumen 18 Scorpii funciona igualmente por separado, dentro de la obra tiene un sentido orgánico que debe tratarse.

Planteadas las cosas, el libro Verbo (bordado original), inicia donde terminó Novela de Dios, con el texto “Ser (diagnóstico del verbo)”, donde se cuestiona al verbo como el instrumento organizador de la vida humana.

En este nuevo libro, el Verbo (el vocablo que indica el ser y el quehacer en el mundo) será puesto a prueba desde el comienzo. El autor lo agitará de tal forma demostrando que lo que persigue es que el verbo no haga lo que supuestamente debe hacer dentro de una oración (indicar acción y movimiento). El verbo no podrá entonces ejecutar el poema, quedando reducido a la intención de la voz que es quien ordena todo a su absoluta libertad o en busca de una absoluta libertad contra el mismo verbo. Igualmente los adjetivos, y los sustantivos se arremolinan dentro de lo que viene a ser un canto furtivo y escurridizo hacia los bordes de lo sensorial y llevándonos a despertar sobre una forma diferente de realidad.

Adentrémonos un poco en la estructura del libro. Está dividido en tres secciones. La primera titulada “El tigre nadador”, ubica de un modo narrativo los espacios del Paraíso, Infierno, 18 Scorpii, Purgatorio y El tercer cielo. Aparece la familia como eje organizador, el amor, los hijos, la amistad, el perdón y un nuevo posible planeta llamado 18 Scorpii que parecería ser una ola enorme. El título "El tigre nadador", alude a esa necesidad de agitar el verbo al libre albedrío de la voz poética dejándolo nadar, sumergirse y emerger por todas partes haciendo y no haciendo lo que debería hacer dentro de cualquier estructura gramaticalmente correcta. El segundo bloque de este libro, titulado “K.O.” es un knockout al verbo en el que la voz intenta, en un entramado de siete poemas, no utilizar un solo verbo, hazaña que recuerda a los grandes experimentos linguísticos del escritor francés Georges Perec.

El tercer bloque “La vida entera” da cuenta de la reconstrucción del presente a través de la palabra poética. Siete viñetas donde el hablante lírico recorre su pasado pero lo modifica a través del poema para así modificar (como si se tratara de un personaje novelesco) su propio presente alejándolo de aquellas situaciones que desembocaron en momentos existenciales dolorosos. El hablante viaja hacia el pasado de la mano del poema (se usa el flashback), y reconstruye su vida hacia delante (se recurre al flashforward).

La clave de Bordado original (Verbo) está quizá en el epígrafe del filme Bestias del sur salvaje que se consigna al principio: “Todos pierden aquello que los hizo”. No es gratuita la alusión a una película donde prima lo posthumano en el drama de una comunidad afroamericana que vive más allá del rio y entre los árboles. Ambos textos (filme y poemario) defienden el poder de la imaginación para defenderse de la catástrofe, ambos textos erigen al verbo como bordador de supra realidades. Como bien apunta Roger Santiváñez, Carrión “va más allá —incluso de los enjambres posmodernos— colocándose en una suerte de posthumanismo”.


Estamos, en conclusión, ante un conjunto de prosas poéticas que prefiguran a un narrador contenido y que ya anuncian que es hora de cambiar de género. Carrión está descubriendo que hay temas que piden otra estructura, otro formato que puede ser la narrativa breve o de largo aliento. Bordado original es una puntada más en la gran urdimbre de su inagotable poesía.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...